Tokio 2020 | Baloncesto femenino: España abre el camino a las medallas


Euforia por la victoria ante Canadá. / Afp

Vence a Canadá y pasa primero del grupo, evitando a Estados Unidos, Australia y Serbia en los cuartos de final.

La selección nacional valió la pena perder nueve ante Canadá, pero la palabra siesta no existe en su vocabulario. España no entiende los descansos, que fue al partido como si fuera la final del Mundial. De hecho, como siempre. Directamente en dirección a los estadounidenses, que ya estaban diez en la clasificación en pocos minutos, y apenas cayeron en el partido (13-23).

Fue una exhibición defensiva de España, que jugó en el campo con cinco, pero parecía que eran diez. Los escudos de España estaban por todas partes, derribando el área y obligando a Canadá a realizar un esfuerzo titánico para marcar un gol.

La elección fue una sinfonía en melodía. No tiene nada que ver con la versión Eurobasket, donde faltaban demasiadas piezas y donde las jóvenes seguían siendo tímidas. En Tokio, Alba Torrens y Astou Ndour (20 puntos y 9 rebotes hoy) están logrando un gran éxito. Especialmente el pívot, el más regular en estos tres partidos en los grupos en los que el equipo presentó su candidatura al podio. Más aún con la victoria ante Canadá, que abre el camino a las medallas, porque Estados Unidos, Australia y Serbia se evitan en cuartos de final.

Tras ese magnífico primer cuarto, España siguió mostrando una excelente defensa, pero la selección estadounidense también subió el nivel. Empezaron a entrar triples y la distancia se acortó un poco (34-40, min. 20). España salió tras el descanso dispuesta a finalizar el partido y lo hizo 16-2 en cinco minutos de juego. La parte que acabó con las esperanzas canadienses y permitió a Mondela pensar en el futuro (56-36, min. 25).

Desde entonces, el técnico ha repartido el esfuerzo, mirando al horizonte. Hasta el duelo de cuartos de final donde ya se empiezan a ver las medallas. Un podio olímpico que actuaría como un bálsamo para la decepción del Eurobasket y la confusión por la incapacidad de actuar en el Mundial del próximo año. Un break que no le gustó al equipo, ya que permitió al rival reencontrarse en un duelo que había perdido y en el que volvió a tener oportunidades (56-62, min. 34).

España volvió a sacar la genialidad, con Torrens (8 de sus 12 puntos en el último cuarto) tomando la delantera y la defensa volviendo a ser bandera. Los dos triples del ataque de Ekaterimburgo aclararon las dudas y decidieron el partido, pensando ya en los cuartos de final. Esta vez sí. El duelo que alcanzarán todos los jugadores está conectado tras la primera fase de ensueño en la que tuvieron tiempo de vengarse de Serbia.

.

Deja un comentario