Tras Valerón, Boateng, Jesé y Vitol, otra actuación en honor a la afición


Serán alrededor de las 18.45 horas, cuando UD Las Palmas y Huesca terminarán de calentar y estarán en los vestuarios. A continuación, se hará un anuncio desde el altavoz del estadio, que provocará en los espectadores una reacción similar a la que sucedería con un gol de equipo: generosos aplausos e ilusión en el campo. Jonathan Viera aparecerá en amarillo prístino, una nueva firma que liderará la UD del futuro y cuyo regreso a casa acabó por despertar las expectativas del equipo y de su afición. La normativa sanitaria del COVID-19, además de imponer restricciones al aforo del estadio (40% de 33.000 aforo completo), también impidió la organización de un acto masivo y específico como en el pasado para saludar a un futbolista internacional. Por ello, la entidad ha decidido esperar hasta hoy, cuatro días después del anuncio oficial de su constitución, para aprovechar la celebración del partido contra el Huesca, en el que se activan todos los mecanismos prescritos por las autoridades competentes, para dar salida a Jonathan. en el escenario más que con dignidad.

Se prevé la asistencia de unos 8.000 espectadores, a pesar de lo disputado el viernes, en un cambio que superaría a los 7.100 que acudieron al Valladolid en la jornada inaugural. El calendario de reuniones y la oportunidad de ver a Viera, incluso en presencia formal, ayudan en un pronóstico optimista. Y todos los presentes, sin excepción, serán entretenidos por Viera, una ídolo por sí misma y que ya está acelerando los latidos del corazón de las personas que esperan comenzar a hacer lo suyo.

Imágenes de sus saludos, esas carreras para los medios gráficos, los lanzamientos de pelotas y las palabras que pretende abordar, en las que volverá a declarar su compromiso con el escudo y su optimismo por lo que está por venir, harán temblar a la plantilla.
Viera’s será la cuarta presentación de este calibre en la historia reciente de la UD, una iniciativa que siempre ha sido del agrado de los aficionados, que acudían a la Tribuna cada vez que eran invitados por la llegada de jugadores de especial relevancia.

2013: ¡Valerón!

En julio de ese año apareció en el estadio nada más y nada menos que Juan Carlos Valerón, que regresaba a casa tras su largo y exitoso ciclo alejado de la UD. Como pudo haber sido menos, la presentación tuvo resonancia nacional y se reunieron en el estadio para
más de 3.000 personas, según estimaciones oficiales. Valerón se armó de paciencia para firmar camisetas, donar balones y atender todas las demandas que pudiera provocar en medio de la histeria.

Boateng 2016

En agosto, justo antes del inicio de la temporada 2016-17, la administración deportiva de la UD asestó un golpe, cerrando la llegada de un jugador conocido por su paso por varios equipos a nivel europeo, incluido el Milán. Incluso Valerón, que ahora está jubilado, fue a recibirlo al aeropuerto como un gesto de amabilidad institucional.
Más de 5.000 espectadores No quisieron perderse el saludo del atacante alemán afrodescendiente.

2017, locura con Jesé

9.000 espectadores hablaron para asistir a la primera vez que Jesé vistió una camiseta de la UD, en el mercado de la campaña de invierno 2016-17 y cedido por el PSG. Una marea humana, de todos modos, que daba la impresión de que el día había comenzado más que una mera presentación.

El regreso de Vitol

Antes del inicio de la campaña 2017-18, Vitolo fichó por el Atlético de Madrid, pero acabó cedido en la UD, luego en la Premier League. Su regreso, tras triunfar con el Sevilla y ser internacional, fue
un anzuelo insuperable para los humanos, quien, repitiendo lo que había vivido con Valerón, Boateng y Jesé, no dudó en disparar al estadio y dar rienda suelta a su alegría.

.

Deja un comentario