Tras Valerón, Boateng, Jesé y Vitolo, otra presentación en homenaje a la afición


Serán sobre las 18:45 cuando UD Las Palmas y Huesca hayan completado sus respectivos calentamientos y se encuentren en los vestuarios. Luego aparecerá un anuncio desde el sistema de discurso público del estadio que evocará en los espectadores una reacción similar a la que ocurriría con un gol de equipo: generosas ovaciones de pie y miradas de ilusión en el campo. Aparecerá en amarillo prístino, Jonathan Viera, el flamante fichaje que liderará la UD del futuro y cuyo regreso a casa ha provocado finalmente las expectativas del equipo y sus seguidores. Las prescripciones sanitarias del covid-19, además de imponer restricciones al aforo del estadio (40% de los 33.000 del aforo completo), también impidieron la organización de una acción masiva y concreta, como en el pasado, a la futbolista internacional. Por ello, la entidad decidió esperar hasta hoy, cuatro días después del anuncio oficial de su incorporación, para aprovechar la celebración del partido contra el Huesca, en el que se activan todos los mecanismos prescritos por las autoridades competentes, con el fin de que Jonathan un comienzo más que digno en el escenario.

Se espera la asistencia de unos 8.000 espectadores, pese a disputarse el viernes, en una entrada que superará los 7.100 a los que acudió el Valladolid en la jornada inaugural. El calendario de reuniones y el ángulo para ver a Viera, incluso en una presencia formal, ayudan con el pronóstico optimista.. Y todos los presentes, sin excepción, amenizarán a Viera, una ídolo por derecho propio y que ya está acelerando el pulso de la gente que espera a que ella empiece a hacer lo suyo.

Las imágenes de sus saludos, las corridas por los medios gráficos, los lanzamientos de pelotas y las palabras que pretende abordar, en las que volverá a declarar su compromiso con el escudo y su optimismo por lo que está por venir, serán tiros de personal.
Viera’s será la cuarta presentación de este calibre en la historia reciente de la UD, una iniciativa que siempre ha sido muy bien acogida por la afición, que acudía a llenar la Tribuna cada vez que era convocada por la llegada de un jugador de especial interés.

2013: ¡Valerón!

En julio de ese año apareció en el estadio ni más ni menos que Juan Carlos Valerón, que regresaba a casa tras su largo y exitoso ciclo alejado de la UD. Como menos puede ser, la presentación tuvo eco nacional y se reunió en el estadio
más de 3.000 personas, según estimaciones oficiales. Valerón se armó pacientemente para sacar camisetas, regalar balones y cumplir con todos los pedidos que pudiera desatar en medio de la histeria.

Boateng en 2016

En agosto, poco antes del inicio de la temporada 2016-17, la dirección deportiva de la UD asestó un golpe y cerró la llegada del jugador conocido por su paso por varios equipos a nivel europeo, entre ellos el Milan. Incluso Valerón, ahora retirado, lo recibió en el aeropuerto como gesto de cortesía institucional.
Más de 5,000 espectadores No quisieron perderse el saludo del atacante alemán de origen africano.

2017, locura con Jesé

9.000 espectadores hablaron para asistir por primera vez a que Jesé vistiera la camiseta de la UD, prestada en el mercado de invierno de la campaña 2016-17 y del PSG. Una marea humana, de todos modos, que da la impresión de que ese día empezó con algo más que una presentación.

El regreso de Vitolo

Antes del inicio de la campaña 2017-18, Vitolo fichó por el Atlético de Madrid pero acabó en la UD, luego en Primera División. Su regreso, tras triunfar con el Sevilla y ser internacional, fue un
gancho incorregible para personas, quien, repitiendo lo que vivió con Valerón, Boateng y Jesé, no duda en disparar al estadio y dejar ir su felicidad.

.

Deja un comentario