Tribunal Superior TSJC de Canarias desestima la demanda de Anfi Tauro de medidas especiales en la playa de Tauro | Islas Canarias


Por orden de 3 de junio, un diario español La Provincia, tuvo acceso, TSJC rechaza las cautelas solicitadas por Anfi Tauro porque Costas suspendió la citación el 12 de mayo, “lo que indica que la cautela solicitada es inadmisible pues es evidente que ha perdido todo su objeto. Tras suspender la ejecución del acto de cancelación, en el día mencionado en el oficio, es evidente que la medida cautelar ha perdido su objeto, dice la orden, lo que indica que tal acto no tiene las cualidades necesarias. ser considerado un acto de producción calificada «.

Anfi afirmó que la reversión afectó a terrenos privados, mientras que Costas afirma que solo incluye terrenos de dominio público.

En su solicitud de cautela, Anfi Tauro argumentó que la devolución de la playa afectó terrenos de propiedad privada y que la firma de la ley se planificó sin respetar el polémico expediente de restitución y remediación correspondiente de la concesión vencida. De acuerdo con la orden, también aclaró que había solicitado que se tomen las precauciones para evitar las consecuencias de la privación del decomiso sin ofrecimiento previo y sin audiencia, y argumentó que no hubo perjuicio al interés general.

Anfi afirma haber gastado varios millones en el proyecto y se cree que ha buscado algún tipo de compensación por cancelar la concesión.

Orden ministerial

Costas simplemente indicó que las precauciones no fueron intencionadas porque su citación a Anfi para participar en la firma del reembolso había sido suspendida en el momento de la apelación, según acordó el tribunal. Dijeron que la carta oficial citada por la empresa no era en sí misma una resolución sustantiva y decisiva, sino un acto que se limitaba al cumplimiento de una orden ministerial que anunciaba el vencimiento de una concesión que ordenaba la devolución de la playa al uso público. control. “Por tanto, es necesario apelar contra la sentencia ministerial” y, de ser necesario, ante la Audiencia Nacional, por tratarse de una sentencia del gobierno. Costas también argumentó que el oficio no estaba sujeto a apelación, ya que no era un acto final ni procesal.

La agencia gubernamental se opuso a las medidas cautelares porque no se pueden utilizar para apelar la carta con la citación, ya que simplemente está en línea con la orden del ministerio.

Costas argumentó que, si bien el oficio era un acto formal, no resolvía el fondo del asunto, ya que la concesión para la gestión de la playa ya había sido rescindida por Orden Ministerial, indicando que no se quitó nada a Anfi como “el La devolución afecta únicamente al territorio marítimo estatal, respecto del cual más no existe concesión pública a favor del demandante, y si se otorgara la suspensión, se haría un enriquecimiento injusto a su favor «.

Finalmente, en la orden TSJC enfatiza que si Anfi Tauro realmente quiere «cuestionar la legalidad de la solicitud de vencimiento del período de concesión y las consecuencias de la devolución», lo cual no es objeto de apelación, entonces en este caso lo hará. Sería necesario recurrir a la Sala Administrativa y Administrativa de la Audiencia Nacional, de hecho impugnando la decisión del gobierno central, no a lo que se adecua el TSJC en este caso.

La orden no es definitiva y aún se puede presentar una apelación de cancelación.



Deja un comentario