Turista imputado por denunciar falsamente presunta agresión sexual en Puerto Rico de Gran Canaria – Canarias


La Guardia Civil abrió una investigación a raíz de una denuncia que interpuso en la que denunciaba un delito de abuso sexual e identificó explícitamente a un hombre que trabajaba en un pub como presunto autor de los hechos, al que ahora se considera víctima del caso. …

Dada la gravedad de la acusación, la Guardia Civil activó los protocolos y procedimientos establecidos para este tipo de delitos, demostrando, entre otras cosas, que desde el mismo inicio la denunciante entregó diferentes versiones de su historia a la Policía y a los servicios médicos que lo atendieron. la estaban tratando por una serie de lesiones en las piernas.

Sin embargo, los agentes investigados continuaron realizando las investigaciones pertinentes, habiendo obtenido imágenes de las cámaras de circuito cerrado de televisión, pudieron confirmar que no hubo abuso en absoluto y que hubo suficientes imágenes para indicar que el solicitante estaba claramente mintiendo.

Por estos motivos, una mujer de ascendencia noruega se convirtió en el centro de una investigación, sospechosa de simular un delito, y fue puesta a disposición de los juzgados del municipio de San Bartolomé de Tirajana, donde admitió los hechos que se le atribuyen. y el demandante, previamente acusado falsamente, anunció su intención de emprender acciones legales contra los acusados.

Simuladores de crimen

La simulación de un delito es punible en el Código Penal, siempre se informa a los solicitantes de la obligación legal que tienen de decir la verdad (artículo 433 LEcrim) y de la posible responsabilidad penal en que pueden incurrir en caso de falsa acusación o imputación de la persona que cometió un delito (artículo 456 del Código Penal), o pretendió ser culpable o víctima de un delito (artículo 457 del Código Penal), denunciando un delito falso o inexistente (artículo 457 del Código Penal) Ley). Código Penal), o negativa a decir la verdad en su testimonio (artículo 458 del Código Penal).

Cabe señalar que la falsificación de un delito puede resultar en una sanción de 6 meses a 2 años de prisión o una multa de 3 a 24 meses (ingresos), dependiendo del nivel de gravedad del delito y cargos imputados falsamente a terceros.

Las denuncias de este tipo también ocasionan graves perjuicios a las unidades policiales que las reciben, ya que desperdician una serie de recursos humanos, tiempo y materiales, lo que afecta significativamente el normal desarrollo de otras investigaciones que se realicen en relación con hechos reales.



Deja un comentario