Una banda de narcotraficantes desmanteló blanqueo de capitales en garitos de juego


Imagen de armas incautadas. / Video: ep

El operativo, llevado a cabo en Madrid y Toledo, ha detenido a 23 personas, entre ellas un policía local de Madrid.

JML Toledo

La Policía Nacional y la Guardia Civil han desmantelado una organización delictiva especializada en el cultivo de marihuana que ha blanqueado sus beneficios recogiendo apuestas deportivas en salas de juego, compra de inmuebles y vehículos de alta gama. En el operativo han sido detenidas 23 personas, entre ellas un policía local de Madrid por revelar secretos.

La pandilla tenía cultivos de marihuana «dentro» en pisos del barrio madrileño de Villaverde y en las localidades toledanas de Yeles, Yuncler, Yuncos e Illescas. Fue en este último municipio donde se iniciaron las investigaciones cuando se descubrieron una serie de irregularidades en el cobro de premios de apuestas deportivas en una sala de juegos. Se pudo constatar la existencia de al menos once vales premio por valor de 60.000 euros con carteles falsos redactados a nombre de dos miembros de la organización y firmados por el responsable del establecimiento.

El líder de la banda había realizado apuestas por valor de 50.000 euros diarios, lo que permitió que las ganancias en la sala de apuestas alcanzaran los tres millones de euros. Entre los detenidos se encuentran cinco personas asociadas a este establecimiento por emitir certificados falsos.

Pisos de marihuana

La operación supuso la incautación de 205 kilogramos de botones, 5.000 plantas, seis armas de fuego, 110.000 euros en metálico, cinco vehículos de alta gama y tres inhibidores de frecuencia. Además, las cuentas bancarias de los detenidos han sido bloqueadas por un importe total de más de un millón y medio de euros. Según los agentes responsables de la investigación, la banda desmantelada había puesto en marcha una serie de medidas de seguridad para evitar cualquier tipo de vigilancia policial.

En el caso de los cultivos de marihuana encontrados en el barrio de Villaverde de Madrid, ocuparon tres bloques de apartamentos completos habitados por familias que se encargaban de cuidar y almacenar las plantas para su posterior traslado a otro piso del mismo barrio. centralizado.

.

Deja un comentario