Una mujer de Lanzarote y un hombre de Tenerife, los primeros en recibir la eutanasia en Canarias


Foto de archivo de una reunión ante el Congreso de los Diputados a favor de la ley de eutanasia. / C7

Ella recibió ayuda para morir en casa y él en un hospital. En cualquier caso, existe otra solicitud en las islas para hacer uso del derecho consagrado en la ley que entró en vigencia en junio.

T. ARTÍCULOS Las palmeras grancanarias

Un hombre de Tenerife y una mujer de Lanzarote
Son las dos primeras personas en ser sacrificadas en Canarias tras la entrada en vigor de la ley El pasado mes de junio, fuentes del Ministerio de Salud confirmaron ayer a este diario. La mujer murió en su casa y el hombre en un hospital, donde donó sus órganos para que pudieran salvar vidas. Además, al menos otra persona del archipiélago ha solicitado atención médica para fallecer, derecho incluido en una norma que finalmente fue aprobada en el Congreso en marzo.

Pueden reclamar este derecho los adultos que padezcan una enfermedad grave e incurable o una condición grave, crónica y debilitante que les cause un «sufrimiento físico o psicológico insoportable» sin posibilidad de curación o mejora. En el caso de que el paciente no haga pleno uso de sus capacidades y no pueda dar su consentimiento libre, voluntario y consciente, deberá haber firmado previamente un documento que contenga instrucciones, testamento vital, directivas anticipadas o legalmente documentos equivalentes reconocidos.

Canarias fue una de las comunidades que cumplió con los plazos marcados por la normativa y ya había creado en julio el Comité de Garantía y Evaluación, órgano formado por cinco profesionales médicos, dos enfermeras y cinco abogados que tiene la última palabra sobre la aprobación. o negación del otorgamiento del beneficio a quienes lo soliciten.

Las personas que soliciten asistencia para morir deben presentar voluntariamente dos solicitudes por escrito, con una separación de al menos 15 días entre las dos, y pueden retirar su solicitud o solicitar un aplazamiento en cualquier momento.

Una vez recibida esta solicitud, el médico responsable realiza un proceso de consulta con el paciente sobre su diagnóstico, opciones terapéuticas y resultados esperados, así como cualquier cuidado paliativo, hecho que se repetirá luego de la segunda solicitud.

Después de este proceso, se vuelve a preguntar a la persona si desea retirarse o continuar con su solicitud. A continuación, el médico responsable debe consultar con un médico consultor, que tiene diez días para comprobar si se cumplen las condiciones. Si la solicitud cumple con la ley, pasa al comité de garantía y evaluación, que toma la decisión final. En caso de rechazo, el interesado puede apelar ante el tribunal.

La ley, que es muy salvaguardada, considera el derecho del personal médico objetor de conciencia a no intervenir en el proceso. La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha publicado en su web toda la información sobre la eutanasia y el procedimiento que rige esta prestación del sistema nacional de salud, dirigida a pacientes, familiares y personal sanitario.

.

Deja un comentario